BLOG DENTAL

Bienvenido al Blog de Clínica el Puente, tu dentista en Murcia.

Remedios caseros bucodentales (2)

Los remedios caseros más populares

Los remedios caseros más populares llevan con nosotros años. Presentamos una lista de los remedios caseros más populares para los problemas bucodentales y su efectividad real.

  1. Esencia de clavo.
    ¿Por qué clavo?
    El clavo contiene un anestésico natural llamado eugenol, que insensibiliza cualquier parte del cuerpo con la que entre en contacto.

    ¿Cómo usarlo?
    Pon una o dos gotas en algodón y aplícalo directamente en el diente.

    ¿Funciona? 
    La esencia de clavo puede insensibilizar la zona temporalmente, pero el alivio solo dura unos minutos.

    ¿Es seguro?
    No del todo. La esencia de clavo puede empeorar el dolor tras su uso, y también puede dañar la lengua.

  2.  Bolsitas de infusiones de menta
    ¿Por qué bolsitas de menta?
    Al humedecerlas, las bolsitas de infusión de menta sirven para aliviar los problemas en la piel. La menta tiene un efecto analgésico similar al del clavo.

    ¿Cómo utilizarlas? 
    Se puede utilizar de dos formas, la primera, poniéndola tras enfriarse directamente sobre el diente que molesta; la segunda es dejarla en el congelador antes. 

    ¿Funciona?
    Hay algunas muestras de que puede aliviar el dolor. Aún así se trata de un alivio a corto plazo, ya que el dolor vuelve tras un par de minutos.

    ¿Es seguro?
    Sí, no causa daños directos, aunque como ya hemos señalado, retrasar la visita al dentista puede empeorar el problema.

  3. Agua salada
    ¿Por qué agua salada?
    Los enjuagues con agua salada se suelen utilizar para limpiar una zona infectada, lo cuál conlleva un alivio temporal.

    ¿Cómo se usa?
    Echa un poco de sal en agua o utiliza una solución salina, y mantenla en la boca durante 30 segundos. Se puede repetir una o dos veces.

    ¿Funciona?
    El efecto limpiador de la sal puede eliminar algunas bacterias o parte del pus, pero no se han demostrado beneficios a largo plazo.

    ¿Es seguro?
    Sí, el agua salada es natural, en lo que respecta a remedios caseros para problemas bucodentales, es uno de los más seguros.

  4. Enjuagues bucales con peróxido de hidrogeno.
    ¿Por qué peróxido de hidrogeno?
    Al igual que el agua saluda, el peróxido de hidrogeno ayuda en la desinfección, pero es más efectivo que la sal por que ataca a las bacterias.

    ¿Cómo se usa?
    Se deben mezclar a partes igual peróxido de hidrogeno al 3% con agua, y enjuagarse con la mezcla durante 30 segundos; se puede repetir una o dos veces.

    ¿Funciona?
    El enjuague puede provocar un alivio temporal de algunos minutos, y puede ayudar a mantener a ralla la gingivitis.

    ¿Es seguro?
    No. Los riesgos de utilizar peróxido de hidrogeno son mucho mayores que los beneficios. Si se ingiere, puede causar problemas estomacales e intestinales, y si echas poco agua, el peróxido de hidrogeno te puede quemar la boca.

  5. Un algodón empapado en bourbon. 
    ¿Por qué bourbon?
    El bourbon tiene propiedades anestésicas, como la mayoría del alcohol.

    ¿Cómo se usa?
    Empapa un algodón en bourbon y aplícalo en la zona con molestias.

    ¿Funciona?
    Puede llegar a provocar unos minutos de alivio, pero es solo temporal. Tan pronto como el alcohol se evapore, volverá el dolor.

    ¿Es seguro?
    No, especialmente cuando se utiliza para tratar a un niño. Aunque muchos puedan pensar que un poco de alcohol no puede hacer demasiado daño, la verdad es que cualquier cantidad de alcohol que ingiera un niño puede tener graves consecuencias en el futuro.

  6. Ajo
    ¿Por qué ajo?
    El ajo funciona de forma similar a la que lo hacen los antibióticos, y puede evitar el crecimiento de bacterias que atacan tus dientes.

    ¿Cómo se usa?
    Se puede usar de dos formas, por un lado, se puede machacar un diente de ajo y mezclarlo con sal, para aplicar la pasta resultante en el diente que produce molestias. La otra opción es masticar uno o dos dientes de ajo, y repetirlo dos o tres veces al día.

    ¿Funciona?
    El ajo puede aliviar temporalmente el dolor, pero depende de la causa del mismo. Por ejemplo, si el dolor es causado por el síndrome temporo-mandibular, el ajo no ayudará en absoluto.

    ¿Es seguro?
    Sí, aunque el mal aliento que causa puede ser bastante problemático.

  7. Extracto de vainilla.
    ¿Por qué extracto de vainilla?
    El alcohol es uno de los ingredientes activos del extracto de vainilla, y como ya hemos comentado, el alcohol tiene efectos analgésicos. Además, se cree que la esencia de vainilla es relajante, lo cual puede ayudar a aliviar el dolor.

    ¿Cómo se usa?
    O bien puedes poner un poco en tu dedo y con esto frotar la zona afectada, o bien en un algodón. Se puede repetir dos o tres veces al día.

    ¿Funciona?
    Puede producir un alivio temporal, pero dura solo algunos minutos y requiere volver a aplicarse cada poco tiempo.

    ¿Es seguro?
    No, aunque la cantidad de alcohol en el extracto sea pequeña, sigue siendo alcohol, y por tanto, especialmente peligroso para utilizar en niños.

Lo mejor que hacer para tratar los síntomas de los problemas bucodentales

Los remedios caseros pueden ofrecer un alivio temporal, pero de ninguna forma llegan a solucionar el problema, y por tanto un alivio permanente. La única forma de solucionar el problema realmente es visitar a tu dentista.

A la larga, también ayuda a ahorrar dinero, ya que un tratamiento que se complica por dejar pasar el tiempo es mucho más caro. 

Si ahora mismo estás sufriendo de molestias en la boca, nos puedes encontrar en la Clínica Dental el Puente Zasdental para poder solucionarlo lo antes posible